chudnovsky?

Al régimen estalinista le venía como anillo al dedo el lamarquismo. Según el bió­logo francés Lamarck, el conocimiento adquirido, así como los rasgos de carácter y transformaciones desarrollados o impuestos en el curso de una vida, se trans­mitían a las siguientes generaciones. La transformación del mundo y la creación del nuevo hombre comunista iban a ser indelebles. Se podía evitar la depen­dencia de las parsimoniosas y aleatorias mutaciones genéticas. O si se quiere, las instrucciones genéticas eran sensibles a las improntas generacionales impulsa­das por el régimen comunista. Exactamente lo contrario de lo que era —y sigue siendo— el consenso científico en el mundo occidental.

Durante muchos años, el abanderado de la doctrina oficial en la Unión Sovié­tica fue Lysenko, presidente de la todopoderosa Academia de Ciencias de la URSS. La influencia de Lysenko empezó a resquebrajarse en un famoso Congreso de la Academia, al que también asistía Eugene Chudnovsky. Lysenko dijo en defensa de las tesis oficiales:

-Si tuviéramos la constancia de cortar las orejas de las vaquillas cuando nacen, generación tras generación, al cabo de un tiempo las vacas nacerían sin orejas.

-Profesor Lysenko -preguntó tímidamente un joven científico cuyo rastro se ha perdido, desde el fondo de la sala-, ¿de ser cierto que cortando sistemáti­camente, generación tras generación, las orejas de las vacas éstas acabarían naciendo sin orejas, cómo se explica que todas las jóvenes de la Unión Soviética sigan naciendo vírgenes?

A Eugene Chudnovsky le encanta recordar el jolgorio que se armó de inme­diato en la sala, el comienzo del fin del prestigio de Lysenko y, con él, del tenor de las tesis oficiales…

de Cara a cara con la vida, la mente y el universo, de eduardo punset

[@more@]



Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una comentari en l'entrada: chudnovsky?

  1. Cyric diu:

    una història bonissima!! et felicite, de veres 🙂

Els comentaris estan tancats.